viernes, 12 de agosto de 2011

Los juguetes perdidos

Saludos:

Con la canícula a todo lo que da, el calor está realmente gacho acá en Monterrey.
Razón de más para reconsiderar plantar más árboles, ahorrar luz y agua, y salir a pasear a Chipinque o La Boca. Después de todo, aun es verano y para algunos, aun son vacaciones.

Voy a divagar un poco con un tema bastante vanal, pero al fin de cuentas, no todo en la vida es trabajo, también es diversión. Y algo muy divertido son los jueguetes.

Para 1980 yo tenía 5 años.
Aun recuerdo los muñecos de acción de finales de los 70's, cuando Roger Moore era Bond y los "daredevils" en sus camionetas monstruo (Big Foot, the one and only, remember?) aun estaban en boga, si bien los monos de Star Wars ya habían sentado sus reales y He-Man empezaba su reinado.

¡Ah la nostalgia por los tiempos idos!

Uno de mis juguetes favoritos era un Estegosaurio que mi abuelita paterna me trajo de McAllen, yo lo llamé "Roco" y aunque afortunadamente gracias a internet volví a encontrar la figura, el vendedor de ebay no hacía envíos a México, es así como sigue siendo uno de los "Juguetes perdidos".
Roco se perdió cuando mi mamá limpió mi cuarto y se lo llevó a regalar a un bazaar :(

Un juguete que siempre siempre siempre quise y no me lo compraron fue el mega alacrán de los "insectos gladiadores" de Lily Ledy:

Ah como le lloré a este juguete... la verdad es que en nuestra memoria e imaginación estas cosas parecen mejores de lo que eran. Para ser una maquina creada por la humanidad para luchar contra la invasión de las "mega arañas", se ve bastante endeble.

Por aquellos días Fischer-Price tenía una colección de "héroes de verdad" muy chida, afortundamente me regalaron el helicóptero de rescate de la cruz verde, juguete cuyo PVC resistió el embate del tiempo hasta hace unos años, cuando encontró su final a manos de la siguiente generación de primitos. ¡Recordamos con honor a los "héroes de verdad" caídos en batalla!

Uno de los juguetes que están casi perdidos en mi memoria es LUMINOS, de los "Super Joes" de fines de los 70's. Una cosa es cierta, yo tenía fama de destructor de juguetes, pero en realidad era curiosidad... Luminos me enseñó mis primeras lecciones de física: si rompes una liga, la energía cinética acumulada hará volar en pedazos las partes que sostienen a tu muñeco.

Otro juguete con el que hice batallar a mis padres para conseguirlo y nunca lo lograron fue el Night Raven de Cobra (G.I. Joe)

A mi siempre me gustaron los aviones, desde que tengo uso de memoria.
¡Ahora imaginate tener en tus manos una réplica "casi exacta" de un SR-71 Lockheed Blackbird! En aquella navidad, mis padres no pudieron hallarlo... incluso me ofrecieron...

...y yo dije que no... O_Oº
(Por favor no me golpeen)
Finalmente me compraron el Hoovercraft de G.I. Joe, que fue un muy chido regalo :)

Hablando de regalos bonitos... junto con el carro de Roy Dinamo (no hallé imágenes, se las debo) mi papá me regaló la base espacial de - ahora se su nombre - Matt Madson:

Figuras no incluidas - pero gracias papá por comprarme en el mercado rodante a un alien con caparazón de tortuga, un robot cuadrado que parecía radio y un astronauta, después pintarlos a mano y regalarmelos :)


Uno de mis tíos mas queridos (que me llevó al cine a ver "Flash Gordon"y "Star Wars" en función doble) me regaló el exoesqueleto del astronauta, aunque en ese momento crei que era un robot flotante de brazos largos.

Finalmente, mi primer avión, que también duró hasta que los rayos UV deshicieron el fuselaje despues de 30 años, ¡los little peolpe originales!

Unas palabras finales.

El pasado quedó atrás.

Por mas que nos parezca un lugar maravilloso lleno de buenos momentos, rodeados por gente querida o por nuevas experiencias, hay que dejarlo atrás y quedarnos siempre en el presente.

Por supuesto que las aventuras vividas en la base espacial de Madson, los vuelos en avión o helicópero, e incluso las aventuras en la selva del jardín junto a roco, o el sueño del mega alacrán me influyeron en la parte creativa, sin embargo fueron solo una semilla, un comienzo, de lo que después serían los mundos imaginarios que retrato en mis cuentos, mis descripciones de vehículos o de personajes.

La nostalgia (o neostalgia, esto no pasó hace tanto tiempo, creo) puede movernos a proyectar cosas nuevas si hacemos algo bueno de ella, pero también nos puede anclar al pasado y erróneamente hacernos creer que "los buenos viejos tiempos eran mejores que los modernos".

Los niños ya crecieron, y ahora son dueños del mundo.

Es tiempo de dejar a la próxima generación que tengan sus propios juguetes.

¡A volar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTARIOS

Páginas vistas en total

TOTALIZADOR

free counters 12-XII-08 a HOY