sábado, 14 de julio de 2007

Homo Videns

Saludos:

Hace tiempo leí este libro, que ya anteriormente me habían recomendado, con cierto escepticismo. Al paso de las hojas me volví un fiel creyente.
Básicamente, la tesis que se plantea es que el ser humano, que durante miles de años ha sido un ser de pensamiento abstracto, durante los últimos 50 años ha ido asimilando una cultura donde el valor de la imágen, de lo percibido de manera directa (y no su contexto e implicaciones) se ha vuelto la norma.

Mi posición en contra de los medios de comunicación se vió reforzada después de leer este libro y confirmó mis razones para aborrecer la tendencia actual de los "noticieros", que preponderan la imágen a la información: es mas importante ver la casa destruida, el choque del tren, el cadáver; que enterarse de PORQUÉ ocurrió y sus CONSECUENCIAS.

Y esto me lleva al tema, que aunque no se maneja sino hasta el final del libro, es mi reflexión solitaria de este día.

Vivimos en la "era de la comunicación" ¿no?.
¿Comunicación con quién? ¿Es cierto que internet nos abre las puertas al mundo? ¿Realmente la tecnología convertirá a la Tierra en una "aldea global"?

Voy manejando y suena el celular, activo el manos libres y converso con un cliente o un proovedor, con un familiar o un amigo. Mientras esto ocurre, vivo en la fantasía de estar en contacto con esa persona como si estuviese sentada al lado mío. Nada mas falso.
Vivímos rodeados de celulares, iPods, DVD's, internet, MSN Messenger, y mientras esto ocurre y la imágen tarda "segundos" en cruzar el mundo y "comunicar" la noticia, soñamos que esto es la "Era de la Comunicación"

¡Vaya! Este mismo mensaje está "al alcance" de cualquier persona con una conexión a internet, en el mundo.

Nada más FALSO

Sumidos en nuestra música mp3, cuyas listas de reproducción repiten solamente lo que nos gusta, nos cerramos a la variedad de las estaciones de radio. Estamos en una sala de espera o en una fila, nos sentimos "solos" o queremos hablar con álguien y en vez de hacerle plática a la persona de al lado, seleccionamos un contacto del celular (un amigo, un familiar) y hablamos con él.
Nos sentamos por horas delante del teclado y el monitor para hablar monosílabos con nuestros contactos del Messenger y visitar de manera cíclica los mismos sitios web, ¿porqué? simplemente porque aunque "el mundo esté al alcance de nuestra mano" No sabemos a dónde ir, no hablamos el idioma y principalmente, NO TENEMOS INTERES ALGUNO EN SALIR DE NUESTRA ZONA DE CONFORT.

Esta era de la comunicación se ha convertido en la era de la alienación, de el ensimismamiento ocioso, y no es malo realizar una introspección de vez en cuando, tomarse unas horas a solas para el autoconocimiento; pero sumidos en sueños de electrones, vivimos para la autogratificación, para obtener placer en el menor tiempo posible, con la menor atención y esfuerzo nulo.

Con nuestra escasa capacidad de concentrarnos, fruto de no leer o de usar la wikipedia en vez de hacer investigación, la adicción a la evasión y a tragar comida chatarra haciendole "zapping" a la TV, no puedo sino recordar una frase que mi maestro de historia citó para ilustrar el final del imperio Romano:

"No fueron los bárbaros,
sino los baños tibios
y las camas suaves,
quienes aniquilaron a los romanos"

(A volar)







No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTARIOS

Páginas vistas en total

TOTALIZADOR

free counters 12-XII-08 a HOY