jueves, 27 de noviembre de 2008

Viajando por el Nuevo Santander

Saludos.

Soy oriundo de Tamaulipas.
Nací en Tampico y pasé mi infancia junto a mis mejores amigos de la colonia en Cd. Madero.
Mi primer trabajo fue en Altamira.
Posteriormente trabajé en Matamoros y Reynosa.

Por mi trabajo actual, he viajado mas que nunca en mi vida, no solamente por mi nativo Tamaulipas, sino por Nuevo León y Coahuila, pero de eso hablaremos después.

Tamaulipas es tierra de contrastes: la gente del sur, que vivimos en la margen norte del río Pánuco, compartimos una herencia huasteca con el norte de Veracruz. Acá en Monterrey hay personas que me dicen que soy "costeño", sin embargo, aunque nací frente al mar, no me siento costeño... costeña es la gente de la costa, como los pescadores.

Yo soy, como mis paisanos, porteño. Vivimos del puerto.
Tenemos el puerto pluvial de Tampico, que es uno de los mas importantes del país debido al tráfico de buquetanques y graneleros que salen a la costa Este de Estados Unidos y Europa; o el puerto industrial de Altamira que envía y recibe insumos petroquímicos.

El sur de mi estado ultimamente está teniendo un coqueteo mas intenso con el norte de Veracruz, me disgusta un poco que Radio Veracruz se escuche claramente y Radio Tamaulipas y Radio Universidad, no se puedan oir en mi ciudad natal.

Conforme empezamos a ir al norte, tenemos el plantío de sávila mas importante de México, Aloe Corp, en Estación González, y un poco mas al oeste, Cd. Mante Tamaulipas, siempre candente en verano gracias a la actividad de los ingenios azucareros.

La carretera nos lleva hacia Llera y Xicotencatl... a donde hace años que no voy...

Hay varias presas importantes en mi estado, yendo de Tampico a Cd. Victoria, puede verse la Emilio Portes Gil, y desviándonos hacia Soto La Marina (destino de pesca deportiva por excelencia en mi estado) se puede pasar cerca de la Vicente Guerrero, famosa por los torneos de lobina.
Las presas mas importantes están, en el río bravo, la Falcón; y cerquita de ahí, alimentada por el río San Juan, la Marte R. Gómez.
Mi estado, por tener muchos sistemas lagunarios (empezando por la imponente Laguna Madre) presas, ríos y estar frente al mar, es un tour de force para el pescador que se precie de ser chingón.

Si bien en el sur se escucha el huapango (trio de cuerdas - 2 jaranas y un violín - a dos voces y zapateado) en el centro y norte la raza es mas afecta a la música norteña en las ciudades, acordeon y bajosexto ya estaban presentes desde hace como 200 años cuando se introdujeron la polka, redova y chotís.

Cualquiera que vaya a hacer trámites a la capital, Cd. Victoria, se dará cuenta de esto encendiendo su radio.
Y hablando del centro, un lugar único en el mundo al que me gustaría regresar, es la reserva de la biosfera del cielo, un muestrario viviente de casi todos los biomas de la Tierra.

Tanto o más que el sur, el norte (la frontera con el valle del Texas) es industrial.
Las maquiladoras de Nuevo Laredo, Matamoros y Reynosa, dan muestra de que el desarrollo del estado está siendo impulsado por allá. Tanto así, que muchos veracruzanos (incluidos mis primos) han migrado a esa ciudad, amante del beisbol y de las papas asadas.

La geografía de mi estado, con forma de elefante, es variada. Este año recorrí toda su trompa, viajando por la angosta carretera "ribereña" desde Miguel Alemán hasta Matamoros.
La recorrí de noche y no lo volvería a hacer.

Tamaulipas es un mosaico de culturas, una tornaboda de 365 días cada año, entre el árido norte montañoso, su primer lugar nacional en producción de sorgo (es todo un espectáculo ver esa hectáreas de grano rojo tanto cerca de la capital como hacia Matamoros), sus sábalos, robalos y catanes, sus jaibas y cocodrilos; el sur selvático y el oeste agrícola.

¡Visiten Tamaulipas!

(A volar)

1 comentario:

COMENTARIOS

Páginas vistas en total

TOTALIZADOR

free counters 12-XII-08 a HOY