martes, 27 de agosto de 2013

Invierte en tu futuro

Saludos.

Una vez más me doy cuenta que han pasado casi dos meses y yo no he actualizado mi blog. Una vez más tengo que decir que no se trata mayormente de un asunto de "procrastinación" aunque a decir verdad, tampoco de un asunto de exceso trabajo exclusivamente.

Hace un par de semanas, otro escritor de comics vecino de Monterrey - Homero Ríos - escribió una entrada en su blog acerca de las formas en que un escritor puede entablar relación de trabajo con un artista. En resumen el apuntaba a estas diferentes formas de colaboración: Que el artista quiera dibujar tu guión simplemente porque le gustó, que confía en que recibirá una remuneración a mediano o largo plazo,  que dibuje pagado por el escritor, o finalmente que la relación de trabajo no se de.

El comentario sucitó algo de ámpula en el reducido medio nacional, algunos concordamos con Homero y otros no tanto.

Cuando uno es escritor, tiene también varios caminos que puede elegir:

1) Escribir en prosa o poesía: es decir, ser autosuficiente y relatar su historia en forma de cuento, novela, poema o el medio escrito que le sea mas atractivo. En este sentido, el escritor es autosuficiente.

2) Escribir el guión y venderlo: Ya sea un guión cinematográfico, teatral o de comic, también puede darse el caso (no tan común en el cine, muy raro en comic) que la idea esté suficientemente bien desarrollada como para que algún productor o editor se interesen en ella.

3) Colaborar: Que es a lo que Homero se refería. Depender de un grupo de actores o de un dibujante que lleven su historia a los ojos del expectador/lector. Este es el mas común de los casos.

Y colaborar no es tan fácil, yo lo se.

Yo no tuve padrinos mágicos ni mucho menos mecenas que "me descubrieran". Al igual que muchos artistas, este ha sido un camino de años donde he tomado diferentes rutas para llegar a diferentes metas, y cumplir las diferentes etapas de cada ciclo de mi carrera como escritor. De entrada, escribiendo "solo para mi" muchísimos cuentos, algunos inconclusos. De buscar espacios para publicar mis cuentos (mi primer trabajo publicado fue en el e-zine "Realidad Cero" en 1999) de mandar cuentos a varios concursos (donde lo mas que gané fue un tercer lugar en 2003), ya luego de hacer equipo con dibujantes emergentes para pequeñas publicaciones nacionales, en donde ambos arriesgábamos nuestro tiempo y dinero.

Tiempo y dinero... palabritas clave...

Entiendo que en la economía actual de muchos países del mundo, incluído por supuesto México, la cosa está muy complicada. En un país donde casi el 60% de la población económicamente activa trabaja en la informalidad (negocios propios pequeños que no pagan impuestos, no todo es piratería ni puesteros, aclaro) y el 5% está desempleado, es dificil no ponerse en los zapatos de un artista (ya sea escritor o dibujante - por no mencionar a los letristas y coloristas, que también son artistas secuenciales) que prefiere darle su tiempo a una actividad que le remunere económicamente lo antes posible, antes de apostar por un proyecto nuevo.

En México las escuelas nos educan para ser empleados, no empleadores. Esto se refleja cuando vemos que de la población económicamente activa, el 13% está en el sector primario (productores de materias primas), el 24% en el secundario (transformación, generación de productos manufacturados) ¡y un 63% en el sector terciario, es decir servicios! - Y ahí me pueden incluir a mi en mi dayjob, que es Ventas / Servicio Técnico.

Un país que no produce, sino que depende de otros para generar su ingreso ¿a dónde va a parar?. Un día la economía da un vuelco y es mas barato fabricas las cosas en Asia que en tu país o tu estado o en tu ciudad, y en cosa de semanas, eres desempleado. Un día la competencia es tan dura y tan desleal, que terminas en la calle. Un día la tecnología avanza y lo que tu empleador fabrica, se vuelve obsoleto.

Entiendo perfectamente que tenemos que pagar la escuela de los hijos, que pagar el agua, la luz, el transporte y la gasolina, que tenemos que comer y claro, pagar impuestos. Entiendo que esas cuentas no esperan más allá del día del corte.
Entiendo que por eso las personas tenemos que trabajar, para vivir.

Sin embargo un día seremos viejos y nos despedirán o no podremos seguir trabajando en lo mismo. El dinero ahorrado, poco o mucho, no podrá sostenernos indefinidamente. Y es ahí donde entra el título de mi entrada.

"Invierte en tu futuro"

Todos tenemos sueños en nuestra mente, es sano tenerlos.
No me refiero a sacarse la lotería, ya que un tonto y su dinero son separados rápidamente. No me refiero a fantasías pachecas como tener de amante a una supermodelo. Me refiero a esos proyectos de vida que implican trabajo, que sabemos que tomarán tiempo. Ahí es donde tenemos que invertir.

Giuseppe Tomasi Di Lampedusa escribió a mediados de los 50's la novela "El gatopardo". Fue su única novela, la cual en su momento fue rechazada por un par de editoriales. Giuseppe fue apegado a la literatura, sin embargo esperó para escribir ¡hasta los 58 años! Su dayjob se movió entre ser Abogado o servir en la Milicia. Póstumamente, esta novela obtuvo el premio Strega, fundó una corriente literaria en italia y se convirtió en una cinta de culto en 1963.

¿Qué hubiera pasado si se hubiera dedicado a escribir - a la par de su trabajo y su preparación académica - desde los veinti tantos? ¿Tendríamos más obras de él? Seguramente. ¿Habría sido mejor recibido por las editoriales? Tal vez.
Yo no soy un biógrafo experto, ni estuve ahí para poder responder estas preguntas, pero el futuro son alcanza a todos, la cita final llega y el último grano de la clepsidra cae presa de la gravedad.

¿Cuántos artistas como este, viven sumidos en "corretear la chuleta" día tras día y año tras año?
Insisto, todos tenemos obligaciones para poder vivir en esta sociedad. El tiempo se lo da uno mismo, el "chance" de hacer las cosas jamás llegará.

Yo dejé de ver televisión hace algunos años ya, no juego video juegos y mis idas al cine son limitadas a una vez cada par de meses. No practico ningún deporte (y debería) y reaparto mi tiempo libre entre hacer cosas que tengan que ver con los guiones que ya escribí  y están en manos de algún artista, leer, asistir una vez por semana a un taller de ciencia ficción, regar las plantas diez minutos todas las tardes y convivir con la familia.

Y aun así, no me alcanza el tiempo para escribir tanto como quisiera.

No es mi intención decir que todos deberían seguir mis pasos, pero si creo que hay que "darse el tiempo" uno mismo para poder avanzar en ese proyecto que en el futuro nos dará no solo satisfacciones, sino ganancias.

Creo que es importante que un escritor o artista gráficos inviertan parte de su tiempo en esos proyectos que en este momento no les van a dar dinero inmediato, porque no se los está pidiendo su actual cliente/jefe, porque en algún momento todos vamos a dejar de tener la edad y la fuerza para seguir haciéndolo, y si no tenemos algo propio - y me refiero a una novela, una novela gráfica, los derechos de una película o de una franquicia, es decir una sólida carrera como AUTORES y no solo un largo curriculum como maquiladores o artistas de alquiler - entonces el futuro nos encontrará desempleados y sin un cinco, buscando oportunidades de trabajo que gente mas joven si tendrá.

Ahí les dejo mis dos centavos. Piénsenlo.

Tal vez invertir un poco de tiempo en algo que "ahorita no deje dinero" sea una buena inversión después de todo. Aunque como toda inversión, sean buenos jueces a la hora de elegir en donde invertir su tiempo y su esfuerzo.

¡A volar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTARIOS

Páginas vistas en total

TOTALIZADOR

free counters 12-XII-08 a HOY